Hoy día los proyectos de urbanización de una calle, tanto en una urbanización de viviendas unifamiliares como en barrios recogen: el control de la topografía, replanteo y anchos de las calles: aceras y calzadas; las estaciones transformadoras, acometidas de agua, la red de alcantarillado, un poco de jardinería sin definir y con gran importancia; las entradas a los garajes privados. Son proyectos de infraestructuras cuyo diseño y dimensionamiennto de las redes urbanas marcará el nivel social del barrio.

Yo creo que, independientemente del nivel social del barrio, los proyectos de urbanización tienen que contemplar de modo universal la resolución “con severos controles” de los problemas de accesibilidad en el espacio urbano.

De nada sirve tener leyes que vigilen la accesibilidad a los edificios, si nuestros espacios urbanos y accesos a servicios públicos no permiten al disminuido una movilidad con total autonomía

La calle de mi barrio; camino de la única parada del bus urbano.

Tenemos de todo: espejo de cruce peligroso, parada bus, cabina telefónica y recogida selectiva de basura.