Mi querido José Manuel

Conozco el esfuerzo que estáis haciendo desde las altas estancias de la administración para ofrecer a los ciudadanos viviendas sociales. Pero creo que no hay que quedarse solo ahí, pues la causa de perdida de población de la ciudad de Santiago de Compostela también tiene que ver con el diseño de ciudad.

Creo que el diseño de esta ciudad debe recuperar los conceptos de sostenibilidad y cohesión social, por ello mi crítica hacia las nuevas intervenciones urbanas o urbanizaciones, porque creo que no llegan a barrio, son entre otras:

Que aparecen intervenciones aisladas en el borde de la ciudad a modo de satélites, y no compactando el espacio urbano. Los vacíos que se producen entre barrios y centro de la ciudad aparecen como barreras. Todo ello acentuado por el pésimo transporte público y falta de buenas conexiones peatonales.

Los nuevos barrios o intervenciones no tienen la suficiente entidad -densidad de población -que logre crear una masa critica de ciudadanos que les permita significarse dentro del conjunto de la sociedad urbana.

La falta de plazas públicas y dotacionales de estos nuevos “barrios” y su inclusión en un sistema general de espacios públicos dentro de la ciudad; además de no ofrecer lugares de encuentro para desarrollo de la vida social de sus habitantes, no les permite relacionarse y sentirse orgullosos de su barrio a un nivel más general. Todos tenemos miles de ejemplos donde una plaza pública de un barrio,sobrepasa la popularidad dentro de éste y se hace visible a territorios más amplios.

La idea de situar dotacionales del sistema general municipal, a lado de estos nuevos “barrios”, esta bien, pero deberían integrarse en las estructural del barrio y no aparecer como elementos aislados a la cotidianeidad de la vida del “barrio”.

Mi sensación es que hay un despilfarro de suelo y falta de rentabilidad de las redes urbanas al ofrecer espacios públicos y redes urbanas desproporcionadas a la densidad de población. Algún día el ayuntamiento tendria que dar cifras de costes de recogida de basuras, perdida de agua depurada etc..

Como último creo que no se deberían entregar viviendas potenciando la disgregación de ciudadanos clasificándolos en jóvenes, discapacitados, drogadictos, ancianos, ricos y pobres. Reconocer que la necesidad de primera vivienda no depende solo del factor económico sino también de la movilidad y porque no; del deseo de vivir en uno u otro lugar.

Jose Manuel; todos estos problemas creo que se deben debatir con participación multicisplinar, buscando soluciones. Yo tengo propuestas pero las dejare para los comentarios. Me siento muy orgullosa de que ojes mi blog y más aun,conocer que compartes conmigo alguna idea. Gracias