Desde su aparición en el urbanismo, la plaza pública ha sido el lugar de encuentro de los ciudadanos para actividades sociales, políticas o comerciales.

Dependiendo del tamaño de los núcleos urbanos existen: desde una única plaza o sistema de plazas principales, como referencia dentro de las ciudades; hasta plazas secundarias que dan vida social a los barrios y que se descubren andando por sus calles.

Todas ellas tienen en común que se conforman con arquitecturas tipo: monumentos, edificios públicos, viviendas etc. Esta diferencia de tipología permitirá dinamizar la imagen y el uso de la plaza. Sus diferentes volúmenes edificatorios tratados, todos ellos, con una oculta relación de proporciones y texturas, le darán una unidad muy interesante nada monótona y aburrida.

La plaza no deja de ser un símil del salón privado de la vivienda, por ello creo que debe ser un lugar urbanísticamente cerrado, que no sea un cruce abierto de calles, ni que este atravesada por avenidas, para que se produzca una relación tranquila entre ciudadanos.

Sus formas y dimensiones estarán en función de las alturas de los edificios que la conforman. Pero es muy interesante cuando aparece en escena un edificio más alto de lo establecido, y a modo hito, la plaza toma presencia dentro de la ciudad, dentro de la escena urbana.

¿Tienes plaza en tu moderno barrio?. ¿Existe una crisis en el urbanismo de hoy día en cuanto al diseño de plazas urbanas?. ¿Qué elegirías; zonas verdes o plaza urbana?