El actual diseño urbano de la ciudad de Santiago de Compostela, que permite un crecimiento de la ciudad disgregada por todo el territorio, nos facilita percibir muy bien la interrelación que existe entre la ciudad y su territorio circundante.

 


Esta interrelación es de difícil comprensión, muy especialmente en los limites donde se localiza una concentración de propuestas urbanas. Pero algunos de estos límites aun se podrían recuperar, si a esta forma de crecimiento, se le protegiera desde un área de medio ambiente que asesorara la adaptación del Plan General de Ordenación Urbana a un desarrollo sostenible.

 


Otros limites no se pueden recuperar pero si mejorar.

Creo que la ciudad de Santiago de Compostela aun tiene potencial para poder liderar un urbanismo sostenible, pues muchas de las intervenciones poco acertadas, aun se pueden recuperar.

Pero medioambiente y urbanismo tienen que ir de la mano y por ello creo que se debería comenzar por:Reconocer que el tratamiento de los límites de la ciudad es trascendental. Y lo es desde el punto de vista de las dos escalas: desde la perspectiva del entorno circundante y desde la perspectiva de tratamiento territorial del entorno.

 

Por ello reconocer que la existencia de las interrelaciones entre el espacio perimetral de la ciudad y su entorno, permitiría realizar intercambios entre la ciudad y el campo, de forma mas coherente y no proponiendo remates de aceras o urbanizaciones de vivienda social en forma de adosados cuya configuración, más especulativa, nada tiene que ver con el desarrollo de la vivienda en el mundo rural.

Creo que se tendría que proponer un limite al crecimiento, que estabilizaría espacio perimetral, de forma que quedaría garantizado el “no crecimiento de la ciudad de forma disgregada”. Y permitiría iniciar las relaciones entre los espacios urbanos y el territorio circundante de forma que se recuperara la biodiversidad, fundamental para el desarrollo sostenible de los parques.

 

A partir de aquí la configuración de los actuales espacios verdes; muchos de ellos mas bien residuales y con tendencia generalizada hacia la exclusión de muchas especies de flora y fauna, se reincorporarían a una red verde que enlazarían los espacios verdes interiores de la ciudad con los exteriores ofreciendo grandes posibilidades a los valores de la biodiversidad .

Espacio verde residual de Monte Aloía

Espacio verde residual en el nacimiento del rio Corvo