Uno de los problemas que tiene la aplicación estricta de la actual normativa de accesibilidad es que no resuelve con acierto los problemas de todos los disminuidos. Más que normativa, se necesitaría una masa social más sensibilizada hacia los problemas de los ciudadanos con algun tipo de disminución. La realidad de hoy día, es que se presenta poca cohesión entre ciudadanos disminuidos y no disminuidos y mucha presentación de caracter de Gheto: los disminuidos, normativa de accesibilidad, dimensiones de los espacios especiales para los disminuidos etc.

Cuando ésta falta de sensibilidad la dirige la administración, ya que solo actúa en la aplicación rigurosa de la normativa de accesibilidad sin ir mas allá de lo que supone ésta: accesibilidad al edificio, a la calle, a la plaza, al parque etc. O accesibilidad a todos y todos los niveles de disminución: fisica, psiquica, tactil, sordera, visual, del habla etc.

Se llegan a situaciones bastante incomprensibles para el ciudadano, ya que la preparación del espacio público para los disminuidos, y solo se consideran los fisicos, solo se produce en el entorno muy próximo a la edificación. Estas imagenes que traigo pertenecen a un barrio nuevo de Santiago de Compostela de viviendas sociales y donde tambien se localiza una residencia de ancianos. Por supuesto todo bien alejado del centro y del transporte público ni hablemos.

Este edificio es una residencia de ancianos situado al borde de la autopista en la zona suroeste de la ciudad. Con entorno de zona verde. ¿Para el paseo de los ancianos?.

Esta es la calle de acceso principal a la residencia. ¿Sabría el responsable del proyecto, que los ancianos tienen problemas de orientación y que necesitan algún elemento que signifique la entrada?

Esta es la entrada principal de la residencia. Con aplicación de la normativa de accesibilidad ofrecen plazas de aparcamiento de coche para los jovenes disminuidos: hijos, nietos, sobrinos, primos etc. así pueden acudir a visitar a sus ancianos, pues tienen plaza especial de aparcamiento a la puerta de la residencia.

Los ancianos no tienen mucho equilibrio, usan bastón, tambien andadores, alguno silla de ruedas. Para pasear por el exterior con los familiares que les van a visitar y, como espacio para la convivencia con todas las familias del barrio, osea hacer vida social, se le ofrece frente a la residencia….

Un espacio verde ( los bancos deben de ser de otro material más calido, tener reposabrazos para que el anciano pueda sentarse y levantarse solo). No a los bancos simples y de granito, o a los de diseño que no cumplan su función.

Dos espacios verdes. Sin comentario, os lo dejo para vosotros.

Y una “maravillosa” plaza; o mejor dicho: vacio urbano de materiales duros.

A la cual se accede directamente por….

Si; por esta escalera. Sinceramente pienso; que los servicios sociales y el departamento de urbanismo del ayuntamiento tienen que sentarse juntos en una mesa de trabajo y tomarse en serio el espacio y vida urbana de todos sus ciudadanos.