Lamento haber desaparecido sin previo aviso. La enfermedad no avisa y de golpe me vi alejada de internet. Ya estoy recuperada y con varios post escritos que iré publicando. Uno de los últimos que escribí es el que os ofrezco ahora.

En mi nueva casa tengo un baño muy pequeño dentro del dormitorio. Es un baño donde entran todos los sanitarios pero difícilmente los movimientos normales del cuerpo humano en su aseo personal.

Para poder adaptar los movimientos de mi aseo personal a ese espacio, sin golpearme los brazos con la puerta que abre hacia dentro, decidí quitar la puerta al baño. Así conseguí no volver a tener moratones en los brazos.

Ya sin puerta, la luz natural que entra en el baño a través de la ventana del dormitorio, me permite utilizar el baño sin encender la luz artificial.

Ahora estoy muy contenta ya que además de proteger mi salud, consigo un ahorro energético al no utilizar encendido y apagado de la luz cada vez que voy al baño.

Mi reflexión: Tomando como media unas cinco veces día que enciendo y apago la luz del baño y multiplicado por dos personas son 10 encendidos día y multiplicado por 365 días tenemos 3.650 encendidos y apagados al año y, si considero que mi municipio tiene 92.000 habitantes solo por el uso del baño privado tendríamos 460. 000 encendidos y apagados al año.

¿Cuánta energía consume el encendido y apagado?

¿Alguien ha calculado cuanta energía eléctrica se puede ahorrar si los baños tuvieran ventanas al exterior?.

Si alguien lo duda los buenos baños además de tener dimensiones apropiadas para su uso y almacén de objetos de aseo personal, deberían tener ventanas al exterior ya que además de mejorar la ventilación participaríamos en el ahorro energético.