Cuando se producen espacios urbanos repetitivos y monótonos el ciudadano necesita crear una imagen pública que le ayude a diferenciarse del vecino.

A través de sus propuestas de jardinería permiten constatar la realidad social: el ciudadano no esta preparado para participar en proyectos comunes de imagen urbana.

No están preparados porque no son conscientes de la unidad: de calle, de barrio. No se unen en un proyecto común, unificador del espacio troceado que ofrecen las viviendas y acentuado por las barandillas sino que repiten lo que les ofrece el diseño de la propuesta arquitectónica. El invidualismo.

El espacio público como lugar de encuentro, de la cohesión, necesita de un proyecto común dentro de las unidades urbanas que les sitúe de forma significativa dentro de la escala urbana. ( la calle de los naranjos, de las acacias, de los bares, de color verde etc.)

El ciudadano debe poder sentirse orgullosos de vivir en tal calle o en tal barrio.

¿Cual es tu casa?

La del jardín… Jardín con todas sus consecuencias

La del jardín sin malas hierbas, solo especies vegetales deseadas, no se tiene mucho tiempo para el mantenimiento.

Nada de jardín la terraza será más limpia.

O la desidia. Todo lo que esta fuera de las paredes de la vivienda no va conmigo

Habria que crear un concurso municipal donde se premiara la unidad: la calle bonita. Los ciudadanos afectados obtendrían como premio pagar la mitad de impuestos el año del premio.