Cuando se trabaja en urbanismo hay que tener en cuenta muchas leyes, normas y reglamentos que, se aplicaran en principio de forma igualitaria para todos los ciudadanos. Esta igualdad aunque lleve consigo una cierta flexibilidad, según la relación y ética de los gestores de la ciudad con el interés económico de unos pocos, finalmente los ciudadanos se adaptan a la nueva ciudad.

Mi preocupación es que al interés económico privado, muy unido al especulativo, no le interesa mucho los problemas espaciales de integración. Por ello creo que, a pesar de existir legislación suficiente para la integración de los disminuidos, ésta no se aplica con igual rigor, por parte de los gestores de la ciudad, como otras propias de la legislación urbanística: de forma fría, calculadora de porcentajes de cesiones o de repartos y, aunque se aplique de “forma flexible” los ciudadanos disminuidos y administraciones implicadas no suelen llegan buenos entendimientos. Eso sí; después para su mundo propio, el disminuido podrá obtener del papa estado todo lo que signifique adaptación.

Pero a que entendimiento pueden llegar los disminuidos con las administraciones si su propia legislación no es valorada dentro de los planes generales como obligatoria para el desarrollo del sector terciario e industria. ¿Como se integran los disminuidos si su propia legislación no es valorada en toda su dimensión?

Del Articulo 13 cuando se define “edificios de uso público aquellos destinados a un uso que implique la concurrencia de público” ¿alguien se ha parado a pensar que es independientemente que sea propiedad publica o propiedad privada?

Y continuando con el mismo articulo se consideran edificios de uso público: los centros de trabajo. ¿ Alguien se ha parado a pensar que todo el sector terciario e industria de un plan general son centros de trabajo?

Leer, leer…. ver también los artículos 14 y 18 ¿recogen los planes generales estos derechos de los disminuidos?. Para mi la esencia de la existencia del urbanismo es la integración de todos los ciudadanos.

CAPÍTULO II

 

Disposiciones sobre barreras arquitectónicas en la edificación

 

Sección 1.ª

 

Edificios de uso público

Art. 13. Accesibilidad en edificios de uso público.-1. Se considerarán, a los efectos de la presente Ley, edificios de uso público aquellos destinados a un uso que implique la concurrencia de público.

2. La construcción, ampliación o reforma de los edificios de titularidad pública o privada destinados a uso público se efectuarán de forma que garanticen que los mismos resulten adaptados.

3. En las ampliaciones o reformas de los referidos edificios que requieran para su adaptación medios técnicos o económicos desproporcionados se realizarán las modificaciones precisas para garantizar la condición como mínimo de practicables.

4. Se consideran incluidos dentro de este apartado de edificios de uso público, junto a otros de naturaleza análoga, los siguientes:

Edificios públicos y de servicios de las Administraciones Públicas.

Centros sanitarios y asistenciales o cualquier otro centro social.

Estaciones ferroviarias, de metro y de autobuses.

Puertos, aeropuertos y helipuertos.

Centros de enseñanza.

Garajes y aparcamientos colectivos.

Centros de trabajo.

Embarcaciones marítimas y fluviales.

Centros sindicales.

Museos, archivos, bibliotecas y salas de exposiciones.

Teatros, salas de cine y espectáculos.

Casas de cultura.

Instalaciones deportivas.

Lonjas, mercados, plazas de abastos y establecimientos comerciales y bancarios de superficie igual o superior a 500 metros cuadrados.

Centros religiosos.

Instalaciones hoteleras y hosteleras, a partir del número de plazas que reglamentariamente se determine.

Art. 14. Reserva de plazas de aparcamientos.-En los aparcamientos que dan servicio a los edificios de uso público reglamentariamente se establecerá el mínimo de plazas que deberán ser reservadas, debidamente señalizadas, para su uso por personas con movilidad reducida, así como su emplazamiento y accesos.

Art. 15. Accesos al interior de los edificios.-Uno al menos de los accesos peatonales al interior de los edificios de uso público deberá estar diseñado y ejecutado de forma que cumpla las condiciones establecidas para itinerarios adaptados o practicables, según el caso.

Cuando se trate de un conjunto de edificaciones e instalaciones, uno al menos de los itinerarios peatonales que los unan entre sí y con la vía pública deberá cumplir las condiciones establecidas para itinerarios adaptados o practicables, según el caso.

Art. 16. Comunicación horizontal.-La movilidad horizontal entre espacios, instalaciones y servicios comunitarios emplazados en edificios de uso público se realizará mediante itinerarios y rampas que deberán cumplir las condiciones establecidas en la presente Ley y en las normas que la desarrollen.

Art. 17. Movilidad vertical.-Para facilitar la movilidad vertical entre espacios, instalaciones y servicios comunitarios emplazados en edificios de uso público, los desplazamientos entre diferentes niveles se realizarán mediante un elemento -ascensor, escaleras, rampas y tapices rodantes- que deberá cumplir las condiciones establecidas para ser considerado adaptado o practicable, en cada caso.

Art. 18. Aseos.-Los aseos de uso público que existan en este tipo de edificios deberán disponer al menos de un aseo adaptado para cada sexo, compuesto como mínimo por un inodoro y un lavabo, que, cumpliendo las características señaladas en la presente Ley y en las normas que la desarrollen, puedan