Por fin, el gobierno Gallego a aprobado el decreto 2007 del 20 de diciembre, por el que se aprueban las normas del habitat gallego; tan esperado por todos los profesionales de la arquitectura que pensamos o mejor dicho pensábamos que realmente la calidad de la vivienda en Galicia iba a mejorar hasta limites impensables.

Hoy día despúes de una rápida y incomoda lectura del decreto- ya que solo se publicó en gallego y no en bilingue- me siento decepcionada. Yo personalmente pensé que por fin iba a desaparecer de la vivienda el concepto de minusvalía e iba a entrar concepto de integracion social y calidad de vida.

Esperaba dimensiones mínimas de espacios lo suficientemente amplias que no haría falta volver hablar de disminuidos sino que serian unos espacios con dimensiones suficientes para todos los ciudadanos.

Pondré como ejemplo si un aseo público adaptado debe medir. 1,65 m x 2,10 m que garantiza un giro de silla de ruedas y el apoyo de una ayuda, en el baño de la vivienda el ancho mínimo queda de 1,60m.

Alguien se ha parado a pensar la importancia de los espacios de intendencia de una vivienda: Ropero de ropa de verano o invierno, ropa blanca, lavandería con la ropa sucia, plancha, despensa para…. 2, 3, 4….5 personas de familia, ¿con o sin disminuidos?

Entran en la familia numerosa: los mayores, de esos que necesitan ayuda, de esos que gran parte de las mujeres de este país se hacen cargo. ¿Estará la casa lo suficientemente bien dimensionada para el buen y digno uso por parte de todos sus futuros habitantes? ¿Se incluyen todos los disminuidos?