Esta mañana estuve visitando el edificio de Caixa Forum: obra social de la fundación “la Caixa”. Es un edificio que te atrae por lo espectacular de su cubierta en acero corten, la cual remata el edificio de forma que todo él se convierte en una gran escultura urbana.

Su interior se presenta rompedor, debido al contraste de sus materiales de acabado: acero corten, y no se si el titanio o acero, hormigón blanco pulido y madera. Tiene una pequeña sala donde se expone el aumento de las inversiones de la Caixa en obra social. Me quede con estos datos: en el año 2008 invertirá 500 millones de euros y en el 2010 se prevée 700 millones euros.

Si hubiese visitado sola el Forum quizás todo estaría bien, pero uno de mis acompañantes tiene maculas en los ojos y debido a los problemas que se presentaron a lo largo de la visita, he podido comprobar que cuando se habla de accesibilidad, mayoritariamente se piensa en personas con sillas de ruedas y se deja bastante olvidada a las otras discapacidades en todos sus grados.

A pesar de que se publicita la obra social, no se detecta dentro del edificio una verdadera obra de integración de los disminuidos.

Tiene dos escaleras: La de acceso a la primera planta, de titanio o acero con el borde de la huella de cada peldaño con una banda de textura diferente. Este tratamiento permite diferenciar bien el borde del peldaño tanto en la subida como en la bajada, pero el diseño de la escalera tiene un problema: las dimensiones variables en cada peldaño. (Ver Foto)

Foto del usuario/a greta y doraimon

La escalera de acceso a las plantas altas, de hormigón blanco pulido, no diferencia el color de la huella de la contrahuella y no trata el borde de la huella con diferente textura, por ello es difícil la visión del peldaño y transmite al discapacitado una gran inseguridad tanto en la subida como en la bajada.

La intención de comunicar a través de símbolos bliss en todo el interior, no es muy acertada debido al tamaño de las placas, éstas a penas se perciben a escasos metros.

Los aseos ni los comento.

Por todo ello pediría a”la Caixa” que dentro de esos 700 millones para el año 2010 incluyera una supervisión de los proyectos arquitectónicos que garantizara la accesibilidad de todos los diminuídos en todos sus grados.