Consciente, que desde mis denuncias sobre el concurso de la Plaza de Galicia de Santiago de Compostela, me han convertido sin quererlo en el “Buque Insignia” para denunciar y alertar de los despropositos que se pretenden realizar en la plaza, sin antes estudiar y realizar una red de viales , del sistema general,que permitan eliminar gran parte del trafico rodado del centro de la ciudad; he aceptado la propuesta del periódico la Voz de Galicia para escribir con libertad un articulo de opinión.

El periódico, que se hizo eco de toda opinión procurando introducir debate en la sociedad, va poco a poco como un goteo ofreciendo pequeñas noticias pero sin atreverse a editar un monográfico que introduzca bien el debate en la dormida sociedad santiaguesa.

Me es imposible enlazar mi articulo de opinión del periódico, pero según datos obtenidos por el COAG fue publicado el día 1 de junio de 2008 en la pagina 8 del editorial de santiago de Compostela. Yo os lo ofrezco a todos los interesados.

REDES DE VIALES INCONCLUSAS

Los grandes problemas que se plantea hoy día en el diseño de la plaza de Galicia son la consecuencia directa de una propuesta urbanística pensada más; para situar a Santiago de Compostela en la redes mundiales de turismo, que en hacer ciudad para los compostelanos.

La política urbanística para llevar a la ciudad al estrelláto turístico incluyo el fácil y cómodo acceso del turista al casco histórico, para lo cual se impuso como única red de viales del sistema general, todos los antiguos accesos a la ciudad, que de modo radial acercaban el trafico hasta el mismo borde de la ciudad histórica.

A lo largo de dicho borde, sobre todas las plazas existentes se recogió una red de aparcamientos que permitiría al turista; un acceso peatonal inmediato a través de múltiples entradas a la ciudad histórica.

Esta política urbanística provocó una saturación de trafico en el centro, y como consecuencia de ello, el ciudadano perdió calidad de vida al tener que sufrir directamente todas las incomodidades y contaminaciones producidas por el exceso de trafico.

De todas las plazas que se localizan al borde de la ciudad histórica, la única que no cumple su función como lugar de encuentro es la Plaza de Galicia, ya que a su propio diseño, con una zona peatonal formando isla, se le suma el exceso de tráfico.

Pero la plaza tiene otros problemas: los propios heredados relativos al aumento de densidad de población en el primer ensanche y los de ser nudo de comunicación. Sin olvidar también los derivados de su propia configuración: proporciones, forma, edificaciones que la conforman, escala, textura, color. Y siendo más estricta, los problemas de memoria histórica ya que su imagen ya está retenida en la memoria de los ciudadanos y, problemas medio ambientales pues existe una vegetación arbórea y arbustiva ya crecida.

No se si como fuerza centrípeta o como fuerza centrifuga, pero la actuación en la Plaza de Galicia se tienen que ir construyendo al tiempo que se vayan resolviendo la estructura vial de orden superior dentro del Plan General de Ordenación Urbana.

Mientras el Plan General de Ordenación urbana: No proponga como sistema general de red de vías de comunicación, anillos que aten la ciudad a distintas distancias del centro, de forma que desvíe el trafico de entrada directamente a los barrios y que facilite la intercomunicación entre ellos, el trafico se seguirá concentrando en una única zona. Mientras no se localicen nodos de transporte público alejados del centro, pero comunicados entre si con transporte público eficiente basado una sólida política de transporte público en cuanto a calidad en: el transporte, paradas e información en parada, amplios horarios con pocos tiempos de espera; el diseño de la Plaza de Galicia no tendrá garantías como lugar de encuentro de todos los ciudadanos.