Las cinco colinas que ocupa la ciudad de Santiago de Compostela, pequeña cadena de colinas que conforman las cuencas de los ríos( ver post S. de C. ciudad entre rios)Sar, Sarela y Corbo, son: Monte de la condesa  en el extremo suroeste de la ciudad, ciudad universitaria; la colina de Santa susana, colina del parque de la alameda;  Belvis don de se sitúa el seminario menor;  Almaciga ,ocupada por el parque de la Almaciga; y la colina más alta donde se sitúa el actual deposito de agua, hoy desdibujada su silueta por tres terroríficas torres de vivienda……

Los ríos Sar y Sarela crearon una barreras naturales en el propio crecimiento de Santiago de Compostela, que mas allá de de los accesos a la ciudad, la comunicación entre las dos márgenes de dichos ríos: viales sobre puentes, no la planteo nunca ningún Plan General. La red del sistema general de infraestructuras viarias que recogieron los planes estaba pensada para una ciudad de “usar y marchar” pero nunca se planteo la comunicación entre barrios situados a ambos lados de las márgenes de dichos ríos.

Ahora la ciudad de la cultura, situada en toda la cumbre de una colina que forma la cuenca del río Sar, queda sin comunicación directa con la ciudad. Se plantea un teleférico como solución inmediata y se debate si es o no procedente construirlo. Yo creo que el problema urbanístico, de falta de una infraestructura de red de viales -peatonales y tráfico rodado- que permita la comunicación entre barrios y estos con el centro de la ciudad, no se resuelve con un teleférico que servicio a la ciudad de la cultura. Por ello más allá de un permiso de la UNESCO se debería resolver problemas urbanos que tengan como fin compactar la ciudad. Y que el acceso a la Ciudad de la Cultura se realice a través de transporte público que, además de dar servicio a los barrios, tenga a ésta como fin de línea. Mejorando su integración en la trama urbana y la calidad de vida de los barrios limítrofes.