No es un S.O.S. por el urbanismo sostenible ni por la arquitectura. Es un grito hacia la actual política económica.  Todos sufrimos o tenemos en mente las imagenes y datos oficiales de la crisis, pero nadie habla; de como ésta crisis está afectando a los ciudadanos más debiles: los discapacitados.

Se están cerrando centros por falta de euros para su mantenimiento y pago de personal, y desde el mundo público, se está presionando a las asociaciones privadas de padres para que ” multipliquen los panes y los peces”. Sus direcivas saben que los milagros no existen y piden que se mantengan los centros, así como que no se interrumpan las mejoras o creación de nuevos centros que sustituyan a los viejos  peligrosamente obsoletos.

A modo de metáfora: Cuando existe un cambio en nuestras vidas, ejemplo: nos mudamos de casa, o nos vamos a una isla desierta; hacemos limpieza de lo que acumulamos y salvamos lo importante; lo que consideramos fundamental en nuestras vidas.

Si la crisis económica está produciendo un cambio en nuestras vidas; ¿ que es lo que vamos a salvar?, ¿que es lo que consideramos importante?…. Si somos una sociedad solidaria debemos salvar a nuestros ciudadanos más débiles: LOS DISCAPACITADOS. No debe existir ningún tipo de recorte en estas partidas sociales; a pesar de que muchos de ellos no voten.