Estimado Gerardo

Además de la aceptación privada a través del teléfono, también quiero hacer pública la aceptación de las disculpas por el error que habéis cometido al incluirme en el cartel sin tener mi consentimiento.

Creo que los debates constructivos se tienen que producir antes de la toma de decisiones, cuando existe un alto para la reflexión o cuando una gran masa critica lo exige. No me gusta sentirme fustrada e impotente gratuitamente.